Depilación íntima con cera: por qué intentarlo

¿Por qué nos depilamos y desde cuándo lo hacemos por razones estéticas?

Ya en el 4000 a. C., las mujeres usaban arsénico y otras sustancias peligrosas para eliminar el vello y prevenir la propagación de enfermedades o animales dañinos como los piojos. Los egipcios también se depilaban por razones puramente estéticas (hombres y mujeres por igual) de la cabeza a los pies. Según el Museo de la Mujer de California, la depilación en la antigua Roma a menudo se consideraba un identificador de estatus. Las mujeres más ricas encontrarían diferentes formas de eliminar el vello corporal, incluido el uso de piedras pómez.

El primer instrumento de afeitado relativamente seguro fue creado en 1769 por el barbero francés Jean-Jacques Perret. Esta herramienta de depilación inicial se perfeccionó gradualmente a lo largo de los años en un esfuerzo por crear un instrumento más seguro que fuera utilizado por las masas. William Henson agregó su contribución al crear la navaja de afeitar en forma de azada, el diseño con el que la mayoría de nosotros estamos familiarizados hoy. Desde los tiempos modernos, la práctica de la depilación se ha extendido más ampliamente en todas las sociedades, y más aún desde los “locos años veinte” después de la Primera Guerra Mundial.

Con el pasar de los años, numerosas innovaciones llevaron a la confección de esta afeitadora moderna, y las tendencias de los años venideros influyeron bastante la moda de la época en lo relativo a la depilación. Este nuevo lanzamiento apto para mujeres y el rápido cambio en la moda femenina (blusas sin mangas, faldas más cortas y vestidos de verano) incidieron cada vez más en las mujeres para eliminar el vello que crece en sus piernas y axilas.

Sea como fuere, tal parece que ese rasgo ha trascendido generaciones y aún hoy se estilan pieles tersas y lampiñas a la hora de lucir prendas frescas o con menor cantidad de tela. El hecho es que la depilación, si bien es una decisión que emana de las libertades personales de cada quien, está dentro de los estándares estéticos de muchas personas y parece ser un punto no desdeñable en la imagen de modas actuales. Y es que, dicho sea de paso, tal es la apreciación y la demanda por exhibir una dermis suave y de superficie libre de vello en su mayor medida, que hoy en día son variadísimas las técnicas de remoción capilar.

 

Pero, como sabemos, esto no es nada nuevo. Existen algunos procesos más convencionales de depilación que otros; eso como muestra de la cantidad de personas que deciden unirse a esta costumbre estética. Sí, sabemos que entre los métodos tradicionales encontraremos procedimientos que pudieran ser rutinarios en nuestra cotidianidad, como utilizar la clásica afeitadora razor que en cualquier variante puede encontrarse en muchos baños alrededor del mundo. No obstante, y aunque sabemos que debes conocer los otros métodos menos típicos como la depilación láser, remover vello corporal mediante cuchillas de metal puede resultar irritante o incómodo ocasionalmente (inclusive puede haber quienes desarrollen ligeras alergias luego de afeitarse así) por lo que la técnica que te recomendaremos hoy será una menos invasiva que el láser pero igual de tradicional que la razor común: la depilación con cera.

 

Depilación íntima con cera: información necesaria si aún no la has probado como tratamiento estético de confiable y con acabado de calidad.

 

Haremos especial hincapié en la depilación íntima, ya que es probable que esta sea la región delicada de depilar por excelencia. Primero, empecemos por definir exactamente en qué consiste esto que en países angloparlantes conocen como bikini wax: es un tratamiento de belleza para eliminar el vello de la región púbica. Puede variar desde la forma tradicional de bikini, que implica limpiar el área púbica para asegurarse de que no se vea vello fuera de la línea de las bragas, hasta una cera de Hollywood que implica la eliminación de todo el vello púbico. Hay variantes que comprenden este mismo tratamiento dependiendo de la extensión que abarque la aplicación deseada; desde el área de traje de baño hasta todo el cuerpo del cuello para abajo, pasando por los diseños exóticos que a veces personalizan el área púbica.

 

Bueno, cabe preguntarse algunas otras cosas respecto aplicación de la cera como  hair remover ¿Duele? ¿Cómo me preparo? ¿Cuánto puede tardar? ¿Se puede hacer en casa y obtener los mejores resultados? Pues cada una de esas preguntas se atiene a variables circunstanciales de cada caso, pero en líneas generales podemos decir que:

  1. Sobre si duele La respuesta a esto varía ligeramente. No hay forma de escapar de que su primera experiencia íntima de depilación pueda ir acompañada de una punzada incómoda. Sin embargo, si eliges un técnico de belleza profesional y experimentado, este se asegurará de utilizar métodos y técnicas para minimizar la incomodidad. Además, después de la primera vez, no es tan incómodo ya que los folículos pilosos tienen menos “agarre” en los pelos individuales. La mayoría de los clientes informan que no les dolió tanto como esperaban.

 

  1. Sobre cómo prepararse: En un par de semanas antes de su primera sesión, no se afeite ni utilice ninguna otra técnica de depilación. El vello deberá tener al menos 5-10 mm. La noche anterior a la depilación, tome un hermoso baño tibio y exfolie suavemente el área. Esto elimina la piel muerta y facilitará el proceso. Antes de su tratamiento, tome una ducha para refrescarse y relajarse. Puede hacerse en casa, aunque bien es sabido que a los profesionales se les llama así por una razón. En ambos casos puede tardar entre 20 y 40 minutos dependiendo de la extensión de área a depilar

 

Generalmente tienen un acabado bastante decente y pulcro, por lo que también la sugerimos en términos de buenos resultados. Así que anímate a deslumbrar con tu piel impoluta sin importar lo que vistas.