El aloe vera, mejor conocida como sábila es una planta maravillosa que aporta muchos beneficios para el cuidado del cabello y la piel, sirve también para el blanqueamiento de manchas e incluso se usa en muchos casos para tratar dolores. Y es que las propiedades que aportan son extraordinarias, ya que el gel está compuesto por vitaminas, aminoácidos, minerales y antioxidantes.

Para el año de 1959, la FDA reveló que los productos que contienen aloe vera ayudan a la regeneración de la piel. Este ha sido el mayor descubrimiento para la puesta del desarrollo de productos en base de aloe vera.

Desde Barrio Salamanca decimos que si quieres tener una de ellas en tu hogar puedes hacerlo ya que es muy fácil de cultivar, solo debes asegurarte de mantenerla en un lugar donde haya mucha luz, pues así podrás tener todos los beneficios que te aporta cerca. El cuidado no es algo tan riguroso tan solo debes regarla una vez cada dos semanas.

Asimismo, debes saber que existen varios tipos de aloe vera. Está el aborescens, el barbadensis, aristata, brevifolia y saponaria. La clase barbadensis es uno de los más comunes. Si vas a utilizarlo, tan solo corta un tallo y deja que repose durante 24 horas en agua, para que elimine una sustancia que puede resultar irritante a la hora de su uso. Luego de seguir estos sencillos pasos podrás usarla.

La microbióloga y bioquímica de la Monash University de Australia y socia fundadora de Green Frog, empresa dedicada a formular productos de dicha planta. Mónica  García Bodini indicó, que “El aloe vera cuenta con una gran acción hidratante gracias a su alto contenido en agua. De ahí que sea uno de los grandes aliados en cuidar la piel.” 

Por lo que varios expertos revelan que la misma estimula la fabricación de colágeno, también ayuda en tratamientos como la psoriasis, dermatitis, quemaduras o algún tipo de lección cutánea.

Igualmente, la misma se puede beber perfectamente como un jugo que te servirá de depurativo para combatir el estreñimiento y para evitar las enfermedades bucales. Lo podrás tomar de acuerdo a tu preferencia solo o en dado caso ligado con otra bebida.

Cómo hacer un jugo de Aloe Vera en 5 pasos

Paso 1: Corte una hoja de la planta de aloe vera en sentido horizontal y lávela, si desea eliminar la aloína que es la sustancia amarillenta que se encuentra en la corteza déjela en agua durante 24 horas.

Paso 2: Elimine los bordes espinosos, quite toda la superficie verde y extraiga la pulpa.

Paso 3: Coloque la pulpa en la licuadora picada en pequeños cortes, si desea puede añadir unas gotas de zumo de limón.

Paso 4: Guarde el jugo de aloe vera en un recipiente en la nevera, para que el producto se conserve.

Paso 5: Si va a beberlo, puede añadir edulcorantes o mezclarlo con otros jugos. El aloe vera no tiene olor ni sabor cuando está bien procesado.

Aportes para tu salud

Esta planta es muy característica por su maravillosa composición. Por lo que hablar en muchos casos de ella es como hablar de un milagro beneficioso para nuestro cuerpo bien. Sus propiedades han sido confirmadas por expertos en la materia y por la experiencia en cuanto a su uso en cremas y productos farmacológicos.

Se dice que la planta es recomendada también para tratar manchas en el cutis, acné y quemaduras, ya que posee una composición que ayuda a regenerar y fortalecer los tejidos del cuerpo.

Si por lo contrario quieres perder peso puedes usarla ya que actúa como depurativo, por lo que también ayuda a eliminar la grasa y acelera nuestro metabolismo o en dado caso lo regula.

Las  propiedades del gel de está mágica planta, la hacen un producto ideal para aplicar en la piel después de realizar  algún tratamiento, como la depilación o el láser. Ya que es muy útil para calmar la dermis tras la exposición solar, por otra parte la puedes usar para evitar o aclarar estrías.

Mientras tanto Andrés López Raya, propietario de la plantación Las Coronas en Sevilla dice que “Lo mejor de la hoja del aloe vera. Es que con una tienes para toda la semana”. Y es así debes retirar la hoja y quedarte con la pulpa que es algo viscosa, bien puedes licuarla o triturarla, envasarla y eso si debes mantenerla refrigerada para que se conserve y puedas usarla cuando la necesites.

Al probar los beneficios del aloe vera la harás parte de tu rutina, recuerda que la misma podrás utilizarla cuando la necesites.